martes, 18 de agosto de 2015

Un estado confuso

Ante la creciente complejidad de nuestra sociedad, y por consecuente de nuestros sistemas de información, me pregunto si nosotros los humanos estamos realmente preparados para lidiar con las consecuencias de esa misma complejidad que nosotros mismos hemos creado. 

Como profesional de las ciencias de información comparto el sentimiento que abruma a colegas y clientes por igual. La tecnología cambia rápidamente y es difícil mantener el ritmo. Sin embargo, hay ciertos aspectos que demoran un poco en cambiar. Esto es lo que algunos llaman los principios básicos. 


En mi línea profesional debo revisar continuamente reportes tales pentests, análisis de vulnerabilidad, análisis de riesgo y auditorias, y al mismo tiempo analizar cómo afecta a mi compañía. Como todo en la vida, se encuentran diferentes calidades de reportes. Desafortunadamente, con la creciente automatización en la generación de reportes el nivel de los mismos tiende a ser más bajo, y podría argüir que es decreciente.  En mi opinión estamos aún lejos de generar contenido valioso de manera automática. Tal vez si ese día llega, ya no habrá lugar para nosotros los humanos. 


Pocas veces se encuentra un verdadero análisis de la situación que se ha contratado. Aunque es difícil generalizar, podría decirse que las recomendaciones, tecnológicas y de procesos, siguen una línea de menor esfuerzo que poco valor agregado generan a quien contrata los servicios.  En ese aspecto las herramientas de generación de contenido automático reflejan su origen, una robotización de contenido que parece inteligente pero de evidente pobreza a la primera lectura atenta. 


Solo  en pocas oportunidades encuentro verdadera joyas. El común denominador de estos buenos documentos es la verdadera comprensión del proceso que el profesional ha plasmado en sus recomendaciones, pero sobretodo es el verdadero entendimiento de los principios básicos de la tecnología que se está manejando. Esto puede sonar poco lógico para los profesionales de sistemas de información, pero solamente entendiendo el proceso o el negocio de su cliente el profesional podrá recomendar las adecuadas herramientas tecnológicas.  


El objetivo de este blog, para aquel lector desprevenido que se lo encuentre, es presentar algunos conceptos básicos de tecnología, específicamente de redes y seguridad informática. También de vez en cuando presentare algunas de mis opiniones de situaciones que en ocasiones rayan en lo cómico. Bienvenido lector.